Los 3 pecados

No importa en que mundo estemos, hay 3 pecados que son imperturbables. Los menciono no como algo nuevo, sino como algo que sucede mas seguido de lo que quisiéramos admitir.  Aparecen como angelitos de luz que después son demonios desenfrenados que hacen estragos. La clasificación de “los 3 pecados” se grabaron en mi mente muchos años atrás en una charla con el Hermano Pablo protagonista del programa internacional de radio, “Un Mensaje a la Conciencia”. Ambos estábamos de viaje a Washington D.C. para asistir a la reunión anual del NRB.

El Hermano Pablo comentaba sobre 3 pecados que evitar en la vida. En su sentido de humor y fluidez dijo: “¡Cuidado con La Dama, la Lana y la Fama!”

-La Dama siempre aparece como la que “me entiende mejor que mi mujer”.  Y cuantos han caído con la Jezabel de nuestra época.  Un distinguido profesor de Literatura del Antiguo Testamento, colega en Azusa Pacific University, esta convencido que cada cristiano tiene que enfrentar varias “Jezabeles” en su ministerio. Dijo:

-“Son comisionadas para destruir matrimonios, hogares y ministerios.  La tentación sexual es real en cualquier etapa de la vida.”

Con lágrimas recuerdo tanto a pastores jóvenes como veteranos que descubren el verdadero precio del pecar, de violar el voto matrimonial.  Y las consecuencias son reales.  No podemos culpar a nadie. Es un asunto de carácter.  No hay razón válida para traicionar al cónyuge.  En mi vida ministerial que abarca diferentes contextos,   culturas, y mas de cuatro décadas, solo cito a Pablo: “¡El que cree que está firme, tenga cuidado, no sea que caiga!

No estoy acusando un sexo sobre el otro. Ambos tienen la responsabilidad de sostener la pureza matrimonial. Quién  no conoce la historia del pastor que cayo?  ¡Cuidado con la dama!  Cuando creemos que esta lejos, esta cerca.

Estos terminaron mal. La “dama” los traicionó.  Los que adulteran pierden la frescura espiritual, la unción desaparece y no prosperan.

-La Lana es el dinero que me apropié que no era mío: era del ministerio.  Ya todos sabemos el pasaje bíblico que el amor al dinero es la raíz de todo mal. En el Norte como en el Sur, Este y Oeste, muchos se queman cuando creen que pueden hacer y deshacer como les aparece con los diezmos y las ofrendas.  Conozco ministerios muy desprolijos. No tienen cuenta de banco, manejan todo en efectivo. ¡Literalmente tienen el dinero debajo del colchón! No hay reunión de negocios en la iglesia, no hay una mesa directiva que revise las cuentas, no hay una estructura de confianza.  Algunos no tienen concepto de contaduría y ¡otros son muy vivos!  Cuando el Concilio les llama la atención, culpan al “gringo”.  Pero tarde o temprano cuando son llamados a cuentas reclaman ignorancia o superioridad espiritual:

-“No sabía! Perdóneme, por favor, perdón…”

-“¡Yo soy el ungido de Jehová!  ¡Como se atreve a cuestionarme!”

En este país materialista del Norte la cultura adora al “dios dólar”.  La cultura dominante no perdona esta “infracción de valores”.  Yo se de pastores que no saben predicar, pero son tolerados porque son honrados.  Pero jamás he visto pastores que saben predicar pero son ladrones y siguen en el ministerio.

Estos terminaron mal. La “lana” lo traicionó.  Los que roban pierden la frescura espiritual, la unción desaparece y no prosperan.

-La Fama consiste en que de repente los pastores se creen actores de Hollywood.  Lo que antes se determinada como “altar” ahora es “plataforma.” Lo que antes era alumbrado, ahora  son reflectores de multicolor sincronizados por computadores con la música y humo que sale por todos lados, proyectado en pantallas gigantes. Tienen mas guardaespaldas que Obama, y viajan en automóvil blindado.

Tenemos una larga lista de pastores y evangelistas que no pueden mas que buscar la fama como un medio de compensación psicológica.  Viven en las luces, en el show cristiano, en la plataforma importante.  Viajan en primera clase, usan los mejores hoteles, las mejores marcas, son inaccesibles.  Emiten un mensaje terapéutico y social; un populismo avanzado y todo “lite.”

Lo importante es llenar auditorios, apelar a las masas, estar en televisión y ser adulado por el pueblo, tener lustre, halo, auge, popularidad; quieren la corona ahora. La escritura lo ha dicho tantas veces y de tantas diferentes maneras que el orgullo viene antes de la caída.

Una vez, comentando este fenómeno con un ministro que estaba por esos rumbos de la fama, me dijo que el problema era con los otros que lo envidiaban: “Dios me elevó para ser luz a las naciones”.  Estaba enojado conmigo porque solo habían llegado 700 personas al auditorio con cupo de 1,200.   Me dijo que su fama, su prestigio, su éxito  dependía cuantas personas venían a escucharle.  Nada que ver con el ejemplo del Maestro que no tenia “dónde recostar su cabeza.”

Terminaron mal. La “fama” los traicionó.

Los que buscan la fama pierden la frescura espiritual, la unción desaparece y no prosperan.

Para cada uno de estos 3 pecados, inútilmente culpamos al cónyuge,  al concilio, y a los envidiosos.  Quizás, pero igual son 3 pecados que  eventualmente se cobran en ambos mundos.

13 respuestas a «Los 3 pecados»

  1. Muy buen artículo Dr. Zone. Yo lo aprendí como las tres «F» enemigas del ministerio. Las Faldas, las Finanzas y la Fama. Es necesario tener un gran cuidado si no queremos ver nuestro ministerio en el suelo. Gracias por el recordatorio.

    Hugo.

  2. Este asunto, aunque viejo, siempre será fresco, relevante y altamente preventivo para el corazón del pastor que busca ser honesto con su llamado, con su familia y su ministerio. Me recordó a aquella hermana que nos acusó a los pastores en una clase en el instituto bíblico, “Ustedes siempre caen ante las tres efes: Fama, Faldas y Fortuna”.
    Me parece que el deseo de validación y éxito, en un mundo ministerial tan lleno de demandas, nos lleva frecuentemente a bajar la guardia en los aspectos más destructivos del ministerio, como lo es el adulterio, el amor al dinero y el orgullo. Creo que nadie está exento de ser tentado en todas o por lo menos en alguna de estas tres áreas. Porque: ¿Quién no desea ser entendido por su mujer y tener una relación satisfactoria con ella, quien no desea tener paz financiera y dar a sus hijos “lo que yo no tuve de niño” y, quien no desea un ministerio “fructífero”? A pesar de ello, no hay que confundirnos, “éxito” en estas áreas es definido completamente diferente por la Biblia que por el mundo. Las Jezabeles, el “dios dinero” y la fama son tan sutiles y engañosos que nos hace mucho bien el recordar que “¡El que cree que está firme, tenga cuidado, no sea que caiga!, ya que están mas cerca de lo creemos y el precio que se paga por ceder es muy caro y el daño es siempre o casi siempre irreparable.

    Gracias Dr. Zone por extender su cuidado pastoral a nuestras vidas en estos tres aspectos tan importantes.
    Carlos Ortiz

  3. Cuanta verdad en estos ejemplos y cuanta ‘ignorancia” hay de parte del mundo evangélico. Normalmente se mira al pastor que cayó, pero cuantas personas fueron, son y serán, aparte de los pastores que pasan por esto. En cuanto a la fama, quizás los más afectados sean los integrantes de los grupos de alabanza. La buena voz, el arreglo personal etc. puede confundir a más de uno y que se sienta una estrella de la canción atrayendo a cuanta, y ahí viene “la dama” haya en el auditorio, en la iglesia etc. Personalmente he conocido casos de esos donde el “ungido” en la voz tenía que practicar seguido para “darle a Dios” lo mejor y termino como dijeron José y David “pecando contra Dios”. La dama está presente (en la mente) incluso cuando está ausente (físicamente).
    En cuanto al dinero, estoy de acuerdo que se utilizan mal los diezmos. Igualmente en la parte de los congregantes, también conozco gente que no diezma con la excusa que Pablo no “enseña” sobre el diezmo en el Nuevo Testamento. Algo tan fuera de lugar, usando 2 Corintios 9:7 tan mal, entonces ellos también tienen un amor al dinero pero excusado en la Biblia. Hay de todo y de todos en la viña del Señor. Gracias pro recordárnoslo.

  4. Mary Richards:

    Bendiciones mi hermano Zone!

    La bendita palabra de nuestro Señor dice: Efesios 6:12 Porque no tenemos lucha contra sangre y carne, sino contra principados, contra potestades, contra los gobernadores de las tinieblas de este siglo, contra huestes espirituales de maldad en las regiones celestes. La lucha espiritual es real Y atrás de todo lo que se vive o pasa en esta tierra está el enemigo, nuestra obligación es estar consientes de que hay dos reinos, el Reino de Dios y el reino de las tinieblas, él enemigo sabe las debilidades que tenemos, y también sabe por quién hemos sido llamados, que nosotros los llamados somos su blanco, él nombre de cada servidor del Altísimo estará en su lista negra, y hará todo lo que sea necesario para destruirlos, y así, deshonrar, estropear los propósitos de nuestro Creador. Debemos primero estar conscientes de que como humanos tenemos áreas débiles en nuestras vidas, y ponerlas en las manos de nuestro Creador, ser sobrios, sabiendo las consecuencias, estar vigilantes, mirar el peligro de la vulnerabilidad admitiendo que no estamos libres, sabiendo que la iglesia crece bajo persecución. Solo sometiéndonos a Dios, cubriendo nuestras mentes, lo que vemos, lo que oímos y lo que va a nuestro corazón, viviendo apartados para El, siendo o viviendo realmente transformados, sabiendo, quien esta atrás de cada tentación y no tenerle miedo, porque sabemos quién nos respalda. Hay verdaderos hombres de Dios, aquellos que no han vendido su primogenitura, verdaderos atalayas que andan vigilantes ante estos ataques, porque saben contra quien pelean, y a estos Dios los respalda. Nuestra responsabilidad es interceder por todos los ministerios.
    ¡Dios nos bendiga!

  5. primeramente le doy garcias a Dios por su palabra ella es lampara a nuestro pies y lumbrera a nuestro camino, en este camino del Senor hemos visto que estos tres pecados han pasado y sin duda que volveran a ocurrir, pero gracias a Dios tenemos su palabra su consejo aunque como ud. dice es problema de character, porque finalmente es uno el que decide hacerlo o no. Pablo le dice que timoteo, que Dios nos ha dado espiritu de poder, amor y de dominio propio, a veces queremos ignorer estas tres tentaciones, le paso a David con betsabe, y hubieron grandes consecuencias, pero tambien ve mos a nuestro Senor Jesucristo, que el enemigo le ofrecio, la lana y la fama y vencio, y es nuestro mas grande ejemplo. Gracias por mencionar estos tres pecados fatales para no caer en ellos, la palabra dice: «el sabio ve el mal y se aparta…»

  6. Muy cierto lo que trata esta parte de nuestro diario vivir dentro y fuera de la iglesia. La palabra de DIOS es clara, tenemos que tratar con el pecado y no enamorarnos de lo terrenal, sino de lo celestial.

  7. Al leer o oír el enunciado ¡Cuidado con La Dama, la Lana y la Fama! parece jocoso, pero no ha sido así, ya que el no ser prudente con las mujeres, el dinero y el ser popular ha traído amargura a aquellos siervos de Dios que han caído y a la vez a traído desilusión a aquellos que por no haber puestos sus ojos en Dios sino en estos Ministros han dejado la fe, algunos creen que estos últimos si perdieron la fe es porque no la tenían, pero olvidan que al igual que nosotros estamos en construcción y ellos aun no habían sido fundamentados. El fenómeno de estos tres pecados como se les llama en el título y fuera del titulo han llevado a la ruina a muchos hombres de Dios que han tenido un verdadero llamado, que quizá con elocuencia no olvidaban ni una linea de su prédica pero si olvidaron al Dios de su sermón, dejando de tener una vida devocional, dándole un segundo o tercer lugar o quizá no había un lugar para su momento de lectura y oración. Al olvidar su prioridad se dañan así mismo, a sus familias, a su congregación y aquellos a quienes pudieron alcanzar a través del mensaje glorioso del Evangelio de Jesucristo. A lo largo de mi vida cristiana he visto varios de estos casos en los que un gran hombre de Dios se siente halagado cuando una dama, busca su ayuda, su protección y su consejo, se le olvida que quizá esta mujer buscaba la voz de Dios y él pensando en sus deseos egoístas, no tomó precauciones al atenderla acompañado de su esposa u otra servidora dando con esto lugar a que los deseos inconscientes o reprimidos salieran a luz. Si aun así, la mujer le buscó deliberadamente con el ánimo de botarlo, fue falto de entendimiento y discernimiento. Esta situación también se puede dar entre una mujer sirviendo en el ministerio y cualquier hombre de la congregación o cerca de ella. Respecto al manejo de los fondos es igual, no se ha sido prudente, el orgullo y la prepotencia a veces no permite escuchar consejo o pedir asesoría. Ni que decir de la fama, uno de los peligros más grandes que pueden llegar a un siervo de Dios, es sentirse imprescindible y todopoderoso, lo mismo que hizo caer al diablo en el cielo. Quieren mirarse ellos y no Dios en ellos. Dios nos ayude a los siervos de Dios a mantenernos firmes a nuestro Dios, a la Palabra, a nuestra familia y a nuestros principios de fe.

  8. No hay duda que cuidar nuestro testimonio es algo muy importante. Estos 3 pecados quiza son los que mas pueden afectar nuestro testimonio, especialmente en nuestro ministerio porque cualquiera de estos tres pecados pueden hacernos caer y como resultado destruir el trabajo que Dios esta llevando acabo por medio de nosotros.

  9. julia v. lazo dice:
    estoy de acuerdo con el dinero porque cuantos se apropian de lo que no es de ellos. y he ahi la excusa de aquellos que no ofrendan ni diezman. es que el lider se hace rico.si cuantos no han caido en las redes de esta dama, no solo pastores, varones en liderazgo han pasado por esta situasion y las consecuencias, son divorcios y hijos desonrientados.la fama ahora en dia el pastor esta tan ocupado que hay que pedir cita,y es triste bendiciones

  10. Con tristeza y vergüenza tenemos que reconocer que hay muchos líderes que buscan solo su propio beneficio en el cristianismo. Esto es algo que siempre ha existido, y todavía es uno de los problemas más serios en muchas iglesias. Mas allá de eso, el ministerio Cristiano activo trae en sí serios peligros, minas terrestres morales que nos pueden destruir, a nosotros, a nuestras familias y a nuestras iglesias por tener algún tipo de relación con una dama que no sea la adecuada.
    Otros utilizan el nombre de Dios para poder satisfacer sus necesidades económicas y tener un estatus social muy alto por que a ellos les toca llevar una doble imagen. La fama es La tentación de conseguir fama sin Dios. Es un ministerio sin presencia Divina. No todos los ministros son llamados a servir en un pastoreado.

  11. Con certeza podemos ver esto más frecuentemente, es para mi interesante como pueden cambiar los pastores que cuentan con una popularidad impresionante, recuerdo en mis inicios de conocer al Señor la sencillez de las predicaciones de uno de ellos y ahora solo es vender entradas,cd’s,etc. Pero más que critica es orar por ellos ya que al final Dios es el único que les pedirá cuentas de sus acciones.

  12. El problema de la infidelidad es un problema real dentro de la iglesia o ministerio cristiano, solo que se ha preferido «no» hablar sobre ese tema y afrontarlo como una realidad, es muy importante discernir lo que el sexo opuesto quiere antes de caer, hay que ser sabios y huir de la tentación como José.
    Dicen por ahí que cuentas claras amistades largas, mientras más claras y frecuentes sean las reuniones de la administración del dinero creo que sería mejor y que zapatero a su zapato, el trabajo de un pastor es guiar, predicar, orientar, etc., así que sería mejor dejarle los números a personas ya capacitadas.
    Los pastores que buscan a fama se han olvidado por completo que Cristo es el centro de la predicación, una vez un pastor me dijo muy enojado «si no te envuelves con algún concilio o asamblea nadie te va a conocer» y me dio mucha tristeza y decepción por el futuro que enfrenta ese pastor y la congregación.
    Al igual que es un problema de unción, es un problema de ética en todos los aspectos de los tres pecados. Muchos pastores se olvidan que fueron llamados a servir y no a que se sirvan, son llamados a proclamar el evangelio y no ha hacerse populares , este tipo de personas han perdido el piso y sobretodo la unción del Espíritu de Dios.

  13. Trizte y lamenteblemente muchos han caido en estos 3 pecados, la mayoria no sabe que actitud tomar o que hacer cuando se presenta la tentacion, pero nosotros le debemos pedir a Dios que nos libre de todo mal cada dia y que nos de sabiduria para tomar decisiones sabias .

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: